Primera media distancia Ironman de Coruña

Primera media distancia Ironman de Coruña

Tras justo seis días después de afrontar el ironman de Lanzarote, y no haber pasado ni cinco días de mi regreso, donde retomé mi trabajo y mis entrenamientos, tocaba afrontar esta siguiente prueba, esta media distancia ironman, con dos importantes diferencias. La primera gran diferencia, es que se celebró en un circuito urbano, la segunda que se competía en casa, dos grandes incentivos para dar lo mejor de mismo.

Esta prueba se celebraba a las tres y media de la tarde, con lo que es un día en el que se podía dormir mas de lo normal, pero tampoco demasiado, ya que debíamos preparar todo el material, comparecer en la reunión técnica y comer a una hora prudente para que dicha comida no nos hiciese daño.

Lo cierto es que las ganas de esta carrera, a pesar del cansancio y demás, eran grandes, pero ya desde por la mañana las sensaciones no eran buenas, y que nos despertásemos con dolores y problemas estomacales, debido a la cena del día anterior no ayudaba, pero el día era largo y aun podíamos mejora, comer y beber bien, para reponer lo perdido, ah y un fortasec, para controlar dichos problemas.

Mas tarde de lo normal en estas carreras salía la prueba, y así fue como por la mañana salíamos de camino al circuito a preparar todo, y como en otras ocasiones cuando nos quisimos dar cuenta, el tiempo ya se nos había venido encima, y ya tocaba colocarse el neopreno y dirigirse al agua.

Lo cierto es que en esta media distancia, y mas tras venir de Lanzarote, mi idea por encima de todo era terminar, participar y disfrutar en mi ciudad, e ir viendo como me encontraba para poder aplicarme mas o menos, el mes esta siendo largo y duro y aun quedan por delante pruebas.

Tras no pensarlo mucho me zambullí en el agua, y en cuanto dieron la salida comenzamos todos a nadar, lo cierto es que las sensaciones eran buenas, y a pesar de la temperatura tan baja del agua, estaba tranquilo, me encontraba bien, y controlaba la espasticidad, y así avanzando y avanzando complete la distancia en mejor tiempo de lo que suelo hacer, y con un control mayor sobre mi lado izquierdo, así que sin pensarlo mucho y tras grabar comencé la transición y a rodar el la bicicleta.

Al montarme en la bicicleta la idea era la misma, rodar rápido pero con control, pero al realizar la primera de las cinco vueltas, ya vi que eso no era posible, el clamor de la gente, los gritos de ánimo y la velocidad endiablada de los demás corredores, hacía que volases, que corrieses como alma que lleva el diablo, y en ese momento, decidí tirar, tirar lo que podía, no sentía dolores, ni fatiga, ni tenía problemas al respirar, a pesar de completar un ironman una semana antes, así que antes de que me diese cuenta complete las cinco vueltas de esta media distancia, en un circuito urbano de noventa kilómetros muy técnico y hasta con un túnel por el que circulábamos, en un total de dos horas cincuenta minutos. Lo cierto es que al bajarme de la bicicleta, ya no pensaba en si acabaría pagando este sector en la media maratón, solo pensaba en disfrutar, y sin pararme mucho, tras cambiarme, salí a correr.

En este sector, no había mucho que pensar, paso tras paso había que llegar, eran dos vueltas a un circuito muy técnico, muy rompepiernas y con zonas de arena y piedras, pero con unas vista espectaculares, así que metro a metro fui avanzando y cuando me di cuenta ya estaba en la última vuelta, ya no me quedaba nada para terminar, y las ganas de llegar eran enormes, y la sensación por terminar eran brutales, pero la sensación física y sobre todo psicológica eran muy buenas, y sin que me diese cuenta acabe cruzando la meta, con unas sensaciones extraordinarias, en un circuito muy exigente, pero con un público, unos deportistas y una organización extraordinarios, con unos paisajes espectaculares y que vemos todos los días por que están al lado de casa, pero que no valoramos como el pasar sufriendo y sudando delante de ellos, y sin duda con lo que mas contento estoy por las circunstancias,es de acabar en seis horas y media, y sí a pesar de ser el primero que siempre digo que no me importa el tiempo en estas pruebas, y que voy a acabarlas, disfrutar y compartirlas, ver que pude hacer eso, mejorar mi propio tiempo, que puse mi límite un paso mas allá, y que hice todo eso una semana después de Lanzarote, me sorprendió, por que si  miro los tiempo por sectores y no por transiciones, estuve con la gente que hace tiempo mas decentes que yo, y la verdad, es que me motiva e impulsa para seguir aun que siempre recuerde que lo que me importa es acabar.