Superado, el desafío del atlántico organizado por Dumbría, 130km con la coronación del Ezaro

Durante este fin de semana pude disfrutar y enfrentarme al desafío del atlántico, una prueba propuesta y llevada a cabo por el club ciclista y ayuntamiento de Dumbría, en colaboración a otros ayuntamientos.
Este desafío se basaba en recorrer 130 kilómetros por los diferentes municipios de la costa, pasando entre otros puntos por el faro de finisterre y culminando dicha carrera en el mirador del Ezaro, uno de los puntos donde el año pasado culmino una etapa de la vuelta a españa de ciclismo, y donde nos tendríamos que enfrentar a rampas del mas del treinta por ciento.

Esta era la brillante propuesta por parte de dumbría, y puesto que yo ya acudiera a la BTT que organizaran meses atrás, tenía una cita ineludible desde el primer momento que supe que estaban organizando esta carrera. En su día pudiera disfrutar de una buena carrera de BTT, y ya desde ese primer momento, pude ver el empeño, trabajo, esfuerzo y sacrificio que un ayuntamiento y club como Dumbría estaba haciendo por el ciclismo, por eso no dude en apuntarme y sumarme a esta aventura y fiesta de la bicicleta.

Hace algo mas de un mes regrese de la titan desert, y me puse a entrenar la parte de natación y carrera, para mi siguiente reto, realizar la distancia iron man, pues bien, en esta parte entra la bicicleta de carretera también, y hablando con trek, comenzamos a trabajar en la bicicleta ideal para mi.

Y así fue como el sábado pasado la recibí y pude comenzar a trabajar en los ajustes, y sobre todo en esta nueva posición, como dato hasta la fecha nunca había andado en bicicleta de carretera.
Durante esos cinco días pude junto con la ayuda de los compañeros de trek, trabajar en los ajustes, y pude entrenar con ella, realizando un total de 300 kilómetros repartidos en estos cinco días, y haciendo la salida mas larga de 60km.
Pues bien con estos datos me disponía a afrontar este desafío, con el único pensamiento de acabarlo y aguantar las horas necesarias hasta llegar a meta, en esta nueva postura.

Así fue como llegado el momento, y tras realizar el protocolo marcado por la organización, estaba en primera linea de salida, al lado de un montón de deportistas, dispuesto ante todo a disfrutar de esta gran fiesta, y probarme en estas distancias, que eran una nueva frontera para mi.

Mi carrera la verdad es que empezó con una primera parte donde no me encontraba muy bien, no rodaba cómodo, la lluvia y el viento eran algo nuevo para mi en esa bici, y mi control sobre ella no era muy bueno, hasta la fecha solo llevaba cinco días andando en bici de carretera, y nunca anduviera en mojado, con lo que mi precaución era mayor aún, y  sumado también a que no rodara nunca en pelotones tan grandes, se me daban unas situaciones nuevas para mi.
Poco a poco fuimos recorriendo los kilómetros hasta llegar al faro de finisterre donde nos reagrupamos, y una vez allí todos salimos de nuevo juntos, en esa bajada del faro, sufrí mas que nunca, comenzó a llover mucho mas fuerte, y con el frío tenía la mano izquierda entumecida, y no daba cambiado el plato, con lo que tarde un poco en reponerme, de echo cuando me di cuenta estaba de último, y lo sabía por que el coche escoba que tenía detrás me venía a preguntar si estaba mal…y de cachondeo en varias ocasiones le dije que estaba bien!!!
A los pocos minutos me empece a encontrar mejor, y tras recorrer 50km por fin me encontraba cómodo, en este segundo tramo, para mí comenzó una nueva carrera, me encontré muy fuerte y comencé a tirar recuperando puestos, fui literalmente devorando kilómetros, con un ritmo muy fuerte, y me encontraba muy bien, no sentía molestias por la posición y podía tirar.
De una forma mucho mas rápido de lo que es normal para mí, llegue a los cien kilómetros, sin duda estaba muy contento estaba pasando con crecer todas las expectativas por el poco tiempo trabajado en esa bici.
Todo iba bien, pero lo cierto es que a partir del kilómetro cien ya miraba el gps para ver cuanto quedaba, por que el cuello si que me empezaba a molestar, pero una vez ahí había que seguir!! y cuando ya estaba realmente cansado y no físicamente, si no por el dolor del cuello, divise el mirador entre la niebla, y sin pensarlo mucho comencé a subir.
Desde luego esta subida tiene su aquel, no se puede decir que es fácil, no es imposible de subir, puesto que incluso yo la subí, pero si tiene una gran dificultad, y yo desde luego lo que descubrí es que no puedes dudar, por que si dudas y quieres sacar el pie, ya te bajas de la bici, y desde ahí ya te ves renegado a subir andando.
Una vez al cruzar la meta, no podía disimular mi alegría y entre abrazos con compañeros trasmití lo contento que estaba, y desde luego para mi ese día fue un éxito, después de solo cinco días de trabajo y ajuste en la bicicleta, y habiendo rodado solo durante esos días en ella, pude completar 130km en 5h30m, y acabar subiendo el Ezaro sobre la bicicleta, en el puesto 140.

Para acabar pude disfrutar de un buen churrasco en buena compañía, con toda la gente de dumbría.
A pesar de las circunstancias y del tiempo tengo que decir que me encanto, tanto el trazado como la organización, los paisajes, la gente los compañeros. Desde luego tengo la certeza de que fue un éxito y ni siquiera el mal tiempo pudo empañar esta estupenda carrera.

Y desde aquí quiero felicitar a todos los corredores que estuvieron ese día en lo bueno y en lo malo, hasta el final, a toda la gente de la organización, de los ayuntamientos y a todos los voluntarios que hicieron posible que una carrera tan grande, y con tantos factores a tener en cuenta saliera lo mejor posible, siendo aún encima la primera edición.
 Desde luego como en todo hay cosas que mejorar, y me costa por lo que conozco a los miembros de este club, que ellos mismos son los mas exigentes y críticos con ellos mismo, y estoy seguro y pongo la mano en el fuego que en la próxima edición sabrán corregir esos fallos, pero, no hay que olvidar todo lo bueno que han conseguido, como han realizado una carrera de estas características, entre tantos corredores, pasando por tantos puntos diferentes, con tanto apoyo y soporte haciendo que fuera un éxito.
No me quiero olvidar de agradecer a toda la gente de todos los pueblos y casas, por las que pasamos que animaron desde el primero al último a todos los corredores, haciendo que nos sintiéramos como en la vuelta.

En su día cuando conocí al club en la BTT quedé asombrado por todo el trabajo de todas las personas, pero desde luego después de este desafío no tengo palabras para definir lo grandes que son por estar consiguiendo todo lo que hacen por este deporte. FELICIDADES a todos los miembros de club y del ayuntamiento, que hacen posible estas locuras!! gracias por todo!!