Tercera etapa TITAN DESERT Tourza – Tagueroumt 130Km

Descripción del recorrido:

Final de la zona montañosa que nos llevará de Tourza hasta Tagueroumt. La etapa más larga de la edición de la Titan. 130 kilómetros y 1.170 metros de desnivel acumulado, que sumados a los casi 3.000 anteriores llegan a los 4.000 anunciados en la presentación del mes de septiembre.
……………y así fue una noche muy larga, después de un largo día me acosté sobre las once y cuando me desperté me vi en el suelo, sin tapones y aún para mas eran solo las doce y media de la noche.
Así trascurrió esa larga noche para mi, y apenas sin dormir sonó la música, ya eran las seis de la mañana, y con mas calma que prisa me levante y comencé a preparar todo.
Recoger, control de firmas, recogida de agua, desayunar, y ya con todo listo y con una sensación de cansancio muy grande me dirigí a la linea de meta, una vez allí busque a mis referentes, el equipo asdent este fantástico equipo formado por Eva,Pep y Chistian, para disponernos a salir, pero….. surge un problema a escasos dos minutos, nos damos cuenta que la rueda trasera de Chistian pierde aire….intentamos contener la perdida pero no lo conseguimos, y deciden salir con la rueda inflada del todo. 
Esta decisión tiene su razón y fue por que el día anterior en el brifing nos dijeran que haría mucho viento y que fuésemos en grupo, por eso no se podía dejar escapar al pelotón.
Pero esto no era la solución y tras la salida y unos pocos kilómetros tuvieron que parar y ahí fue donde me los encontré, al hablar con ellos ya me dijeron, que siguiese que ellos lo reparaban , y que si quería fuese a por Eva y la acompañase, y así fue como comencé la búsqueda.
Tras correr durante un rato con esa idea, la verdad es que me empece a encontrar mejor, con una sensación buena, y la idea de no comprender lo que me estaba pasando, como sin haber descanso a penas podía estar  corriendo tan bien…..consigo llegar a Eva, y durante unos kilómetros hasta que llegaron Pep y Chistian, pude ver como ella, con mucho esfuerzo iba pasando los kilómetros, y que si no fuese por los tiempos de corte ella sola podría llegar, fue en ese momento, donde sin decir nada me transmitió, que si tienes una razón por la que luchar, no importa lo duro que sea, de una forma u otra llegaras allí donde te lo plantes.
Tras rodar un rato, ellos llegaron y pudieron realizar de nuevo el tren para poder rodar mas rápido, y llegar dentro de los tiempos, y así comenzamos de nuevo a rodar.   

Tras rodar un rato, no entendía por que pero cada vez me encontraba mejor, y fue cuando empece a tirar a mi ritmo, los kilómetros pasaban y cada vez me sentía mejor, el viento aún no era mas que una molestia, y mi pensamiento a pesar de que nos advirtieron de rodar en grupo, era rodar fuerte y solo mientras no notase mas viento, que me hiciese desgastarme mas de lo normal. 
Así fueron pasando los kilómetros y el paso por el primer avituallamiento, y cada vez me encontraba mejor, cruzando caminos pedregosos y valles, hasta antes de llegar al segundo avituallamiento donde realmente note que el viento me frenaba mucho, era un valle, un largo valle que tenía que cruzar y dado que mi desgaste por el viento era muy grande, decidí esperar a un grupo que venía por detrás y sabía que estaba cerca.
Y así fue como cuando llegaron, me enganche en un tren y fui avanzando hasta el segundo avituallamiento, a partir de ahí la situación se fue complicando.
Entramos en un gran páramo de arena blanda, donde la habilidad de cada uno para escoger la mejor trazada marcaría diferencias, con paciencia e intentando ser constante seguí avanzando. Sin duda la mayor dificultad de este punto no era el terreno era la distancia, era ver una montaña a donde tenías que llegar, y saber que tenías que recorrer veinte kilómetros, y que una vez allí aún te nos quedaría otros veinte kilómetros de arena blanda. 
Tras mucho sufrimiento y parecer que no llegaba, pude recargar de agua y reposar un momento, por norma general siempre llegaba con agua de sobra, pero en esta etapa en este avituallamiento no.
Después de esta breve parada proseguí mi camino, lo cierto que mas motivado que nunca, por el día que llevaba y la situación en la que me encontraba.
Lo cierto es que lo que quedaba no fue fácil, fue en este punto donde mas veces me caí, y no por falta de habilidad o cansancio, si no por falta de confianza, ya que eran caminos donde podías rodar fácil a veinte, pero llegabas a una puzolana de arena y te frenaba, y yo cuando las encaraba ya parecía que quería sacar el pie de la cala, por eso acababa en el suelo. No obstante me caía y me levantaba de nuevo, hasta que en una de las caídas a escasos seis kilómetros , tuve un golpe fuerte con la bici y el manillar en mi abdomen, y fue en ese momento cuando decidí no forzar mas y llegar, tantas horas sobre la bici se notaban y era una tontería arriesgar sin tener pretensiones de ganar nada. 
Con esa idea encare el último tramo de la carrera con un compañero de equipo, y así juntos pudimos llegar a la meta, uno tirando del otro en esos momentos finales.
Una vez allí pude respirar tranquilo, y lo cierto es que estaba muy contento por la etapa que hiciera, dado el incidente del día anterior, y hablando con la gente, tuve la sensación de que fui de los pocos que ese día estaba contento. 
Con calma y tranquilidad pude comer, realizar la sesión de masaje que tanto necesitaba y disfrutar de los compañeros y amigos que llegaran a la meta.
Justo antes del briefing pude realizar las declaraciones y hablar con mis mecánicos sobre la bicicleta para ponerla apunto para la siguiente etapa.
Finalmente acudimos a briefing y después a la cena, la verdad es que ese día me acosté con unas sensaciones fantásticas de trabajo bien hecho, y unas ganas por empezar al día siguiente.
   
Sentí un punto de inflexión y que comenzaba una carrera nueva para mí.